El grado de reticulación o densidad en el ácido hialurónico. Su importancia en el efecto, duración y precio.

El beneficio del Ácido Hialurónico y de la Toxina Botulínica en los tratamientos de belleza es notable. A continuación te damos una breve explicación para que tengas un poco más claro que debes saber a la hora de elegir un tratamiento.

Diferencias básicas entre Ácido Hialurónico y Toxina Botulínica comúnmente conocida como Botox ® por la marca que comercializa este producto. El Ácido Hialurónico inyectado en las capas profundas de la piel, sirve para rellenar y por lo tanto eliminar las arrugas. En un uso más extenso, incluso tópico, sirve para tersar la piel. En cuanto al producto existen distintas variedades en función de su composición molecular y de su grado de reticulación o densidad.

Entonces ¿qué debemos saber a la hora de realizarnos un tratamiento de rejuvenecimiento facial?

El efecto y sobretodo la duración variará en función de la cantidad de producto que nos pongan. Si nos ponen una densidad baja y en las capas más superficiales, el resultado visible será apreciable pero la duración será menor. Por un mejor resultado y sobretodo una mayor durabilidad del efecto, es importante un grado alto de reticulación inyectado en la profundidad cutánea adecuada. Los resultados óptimos esperados son de al menos 6 meses, este efecto duradero solo es posible mediante una solución densa.

Evidentemente un tratamiento poco reticulado es más económico en un principio, pero si tienes que repetirlo a la larga sale más caro y la piel sufre mas por lo que no merece la pena.

 

En breve, pondremos más información en nuestro blog acerca de este tema.